La detección tardía del deterioro neurológico agudo incrementa la letalidad por trauma craneoencefálico.

Alexander Rodríguez, Eliana Cervera, Rafael Tuesca, Karen Flórez, Ricardo Romero, Pedro J. Villalba, .

Palabras clave: traumatismos craneocerebrales, escala de coma de Glasgow, pronósticos, resultados de cuidados críticos, accidentes de tránsito, mortalidad

Resumen

Introducción. El trauma craneoencefálico es una de las principales causas de muerte y discapacidad en adultos jóvenes. Su gravedad se define según la escala de coma de Glasgow. Sin embargo, el deterioro neurológico agudo no siempre concuerda con la gravedad inicial indicada por la escala, lo que implica una subestimación de la magnitud real de la lesión.
Objetivo. Estudiar la correlación entre la gravedad inicial del trauma craneoencefálico según la escala de coma de Glasgow y la condición final del paciente, en el contexto de diferentes variables clínicas y de los hallazgos de la tomografía.
Materiales y métodos. Se analizó una cohorte retrospectiva de 490 pacientes con trauma craneoencefálico cerrado que requirieron atención en la unidad de cuidados intensivos de dos centros de tercer nivel de Barranquilla. La estimación del riesgo se estableció con la razón de momios (odds ratio, OR) y un intervalo de confianza (IC) del 95 %. Se utilizó un alfa de 0,05 como nivel de significación.
Resultados. El 41,0 % de los pacientes requirió intubación endotraqueal; el 51,2 % había presentado traumas inicialmente clasificados como moderados y, el 6,0 %, como leves. El retraso en la implementación de un tratamiento agresivo afectó principalmente a aquellos con trauma craneoencefálico moderado, en quienes la letalidad aumentó al 100 % cuando no se detectó a tiempo el deterioro neurológico y, por lo tanto, el tratamiento agresivo se demoró más de 4 a 8 horas. Por el contrario, la letalidad fue de menos de 20 % cuando se brindó el tratamiento agresivo en el curso de la primera hora después del trauma.
Conclusiones. El riesgo de letalidad del trauma craneoencefálico aumentó cuando el deterioro neurológico se detectó tardíamente y el tratamiento agresivo se inició después de transcurrida la primera hora a partir del trauma.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
  • Alexander Rodríguez Departamento de Medicina, Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia https://orcid.org/0000-0001-6424-7254
  • Eliana Cervera Departamento de Medicina, Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia
  • Rafael Tuesca Departamento de Medicina, Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia
  • Karen Flórez Departamento de Medicina, Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia
  • Ricardo Romero Unidad de Cuidado Intensivo, Fundación Clínica Campbell, Barranquilla, Colombia
  • Pedro J. Villalba Departamento de Medicina, Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia

Citas

Menon DK, Schwab K, Wright DW, Maas AI. Position statement: Definition of traumatic brain injury. Arch Phys Med Rehabil. 2010;91:1637-40. https://doi.org/10.1016/j.apmr.2010.05.017

Rovegno M, Soto PA, Sáez JC, von Bernhardi R. Mecanismos biológicos involucrados en la propagación del daño en el traumatismo encéfalo craneano. Medicina Intensiva. 2012;36:37-44. https://doi.org/10.1016/j.medin.2011.06.008

Summers CR, Ivins B, Schwab KA. Traumatic brain injury in the United States: An epidemiologic overview. Mt Sinai J Med. 2009;76:105-10. https://doi.org/10.1002/msj.20100

Corrigan JD, Selassie AW, Orman JL. The epidemiology of traumatic brain injury. J Head Trauma Rehabil. 2010;25:72-80. https://doi.org/10.1097/HTR.0b013e3181ccc8b4

de Almeida CE, de Sousa Filho JL, Dourado JC, Gontijo PA, Dellaretti MA, Costa BS. Traumatic brain injury epidemiology in Brazil. World Neurosurg. 2016;87:540-7. https://doi.org/10.1097/TA.0b013e318275473c

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Boletín Epidemiológico de Muertes en Accidentes de Tránsito. Barranquilla; 2011. Fecha de consulta: 4 de noviembre de 2016. Disponible en: http://www.medicinalegal.gov.co/documents/10180/31296/4+BoletinmuertesentransitoBarranquilla2011.pdf/e59d0d96-c142-4084-91ff-304da866590d

Estupiñán N, Bank C-D, Urban A, Palacios A. Motorcycle ownership and use: The case of Latin America. Fecha de consulta: 21 de febrero de 2017. Disponible en: https://www.academia.edu/3856834/Motorcycle_ownership_and_use_The_case_of_Latin_America_Nicolas_Estupinan_et_al

Ropper AH, Gorson KC. Concussion. N Engl J Med. 2007;356:166-72. https://doi.org/10.1056/NEJMcp064645

Burda JE, Bernstein AM, Sofroniew MV. Astrocyte roles in traumatic brain injury. Exp Neurol. 2016;275:305-15. https://doi.org/10.1016/j.expneurol.2015.03.020

Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. Terapia intensiva. Quinta edición. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana; 2015. p. 1688.

Sheriff FG, Hinson HE. Pathophysiology and clinical management of moderate and severe traumatic brain injury in the ICU. Semin Neurol. 2015;35:42-9. https://doi.org/10.1055/s-0035-1544238

Carney N, Totten AM, Hawryluk GWJ, Bell MJ, Bratton SL, Chesnut R, et al. Guidelines for the management of severe traumatic brain injury. Fourth edition. Neurosurgery. 2017;80:6-15. https://doi.org/10.1227/NEU.0000000000001432

Matis G, Birbilis T. The Glasgow Coma Scale – a brief review past, present, future. Acta Neurol Belg. 2008;108:75-89. https://doi.org/10.1007/s00134-015-4124-3

Petroni G, Quaglino M, Lujan S, Kovalevski L, Rondina C, Videtta W, et al. Early prognosis of severe traumatic brain injury in an urban Argentinian trauma center. J Trauma. 2010;68:564-70. https://doi.org/10.1097/TA.0b013e3181ce1eed

Papa L, Wang KK. Raising the bar for traumatic brain injury methods make a difference. J Neurotrauma. 2017;3:1-3. https://doi.org/10.1089/neu.2017.5030

Sanjuan AR, Silvera EC, Villa GV, Villalba P. Revisión de tema: biomarcadores neuronales y gliales como estrategia de clasificación cuantitativa de la severidad del trauma craneoencefálico. Rev Científica Salud Uninorte. 2016;32:302-18.

Ministerio de Transporte. Anuario Transporte en Cifras - Estadísticas 2014. Fecha de consulta: 21 de febrero de 2017. Disponible en: https://www.mintransporte.gov.co/descargar.php?idFile=12621

Gobierno Nacional República de Colombia. Ley 1696 de 19 de diciembre de 2013. Fecha de consulta: 21 de febrero de 2017. Disponible en: http://wsp.presidencia.gov.co/Normativa/Leyes/Documents/2013/LEY 1696 DEL 19 DE DICIEMBRE DE 2013.pdf

Mata-Mbemba D, Mugikura S, Nakagawa A, Murata T, Ishii K, Li L, et al. Early CT findings to predict early death in patients with traumatic brain injury: Marshall and Rotterdam CT scoring systems compared in the major academic tertiary care hospital in Northeastern Japan. Acad Radiol. 2014;21:605-11. https://doi.org/10.1016/j.acra.2014.01.017

Salmaso N, Jablonska B, Scafidi J, Vaccarino FM, Gallo V. Neurobiology of premature brain injury. Nat Neurosci. 2014;17:341-6. https://doi.org/10.1038/nn.3604

Jagoda AS, Bazarian JJ, Bruns JJ, Cantrill SV, Gean AD, Howard PK, et al. Clinical policy: Neuroimaging and decision making in adult mild traumatic brain injury in the acute setting. Ann Emerg Med. 2008;52:714-48. https://doi.org/10.1016/j.annemergmed.2008.08.021

Undén J, Ingebrigtsen T, Romner B. Scandinavian guidelines for initial management of minimal, mild and moderate head injuries in adults: An evidence and consensus-based update. BMC Med. 2013;11:50. https://doi.org/10.1186/1741-7015-11-50

Cómo citar
Rodríguez, A., Cervera, E., Tuesca, R., Flórez, K., Romero, R., & Villalba, P. J. (2020). La detección tardía del deterioro neurológico agudo incrementa la letalidad por trauma craneoencefálico. Biomédica, 40(1), 89-101. https://doi.org/10.7705/biomedica.4786
Publicado
2020-03-01
Sección
Artículos originales